martes, 7 de septiembre de 2010

El D.N.I. de una botella de Pisco


Por *Lucero Villagarcia

Cuando tenemos una botella de vino en la mano, tan solo con mirar la etiqueta podemos obtener información que nos permite saber todo lo relacionado a éste: su nombre, la bodega que lo elaboró, la uva o cepa, el origen, la región, el país, el grado de alcohol y un dato que es sumamente importante, el año de la cosecha o añada. Imposible darse con una botella de vino que no tenga esta información.

Dado que el pisco es un destilado de uva, ocurre exactamente lo mismo que en el caso del vino, el año de la cosecha es información fundamental.

¿Y por qué este dato es tan importante? No solo porque cada año las cosechas de las vides son diferentes, sino porque los procesos de elaboración de un pisco pueden variar de un año a otro. Es cierto que en muchos casos, las diferencias pueden resultar muy sutiles, pero en otros no y cuando esto pasa las diferencias se sienten, y por lo tanto, no es lo mismo un pisco de un año que de otro; pudiendo tener un pisco de una misma cepa y una misma bodega un pisco del 2005 regular y uno del 2006 muy bueno.

Según la norma técnica peruana del pisco, en la etiqueta se debe mencionar la variedad de la uva pisquera y el valle de ubicación de la bodega elaboradora.
Y en lo que se refiere al uso de la denominación de la “zona de producción”, este debería estar reservado exclusivamente al pisco que se elabore y envase en la misma zona de donde proceden las uvas pisqueras utilizadas en su elaboración; sin embargo no se menciona nada respecto a poner el año de la cosecha.

Si bien, y a pesar de que la norma técnica no lo exige, la mayoría de las bodegas pisqueras, ponen en la etiqueta el año de cosecha, porque saben de la importancia de este dato; todavía hay algunas bodegas que no lo están haciendo, privando al consumidor de esta información.

El desarrollo del pisco, no pasa solamente por el tema del incremento de la producción y exportación, en lo cual no cabe duda que estamos cada vez mejor; sino también por la mejora de la calidad del pisco en su conjunto, y por considerar esta información que sin duda, es más que un simple detalle en la etiqueta y que pone al pisco en otro nivel.

*Sommelier del IDVIP de la Universidad Privada de San Martín de Porras, Miembro de la Asociación de Catadores Independientes de Pisco, que publica el blog: “Noches de Cata con Pisco”, Miembro de la Cofradía Nacional de Catadores Pisco y Miembro de la Asociación Peruana de Sommeliers – APSOM.